domingo, 23 de febrero de 2014

La medida de la intensidad

¿Cómo se mide la intensidad de una semana?
¿Cómo se define?




La semana que pasó, la intensidad, para mí, fueron los participantes del curso intensivo que dí en CePA. Promoción de la lectura desde la biblioteca, todos los días, de 17 a 21.30.
Bibliotecarios y docentes pensando, leyendo, escribiendo e intercambiando sobre #Lij.



En este contexto, con un Ministerio de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que es una vergüenza, con miles de chicos sin vacantes, casi cuarenta personas decidieron ocupar sus tardes-noches en su formación, luego de cumplir, la mayoría, dos turnos en sus respectivas escuelas.
Yo los aplaudo y los admiro.



Y además de todos los libros que circularon, de todas las lecturas grupales e individuales, hubo una lectura por entregas: Mi amigo el pintor, de Lygia Bojunga Nunes. Una novela que rompe estructuras e invita a una conversación profunda sobre la literatura, sin adjetivos.

"No sé si nací así o si me fui volviendo así a causa de mi amigo pintor, pero cuando miro una cosa enseguida me fijo en el color.
Gente, casa, libro, siempre es igual: primero me quedo mirando el color de los ojos, de la puerta, de la cubierta; solo después me pongo a ver lo demás."


Mi amigo el pintor, Lygia Bojunga Nunes.




martes, 11 de febrero de 2014

Sobre héroes perdidos



En el pisado, apretujado y lento #SubteB de hoy a la mañana, entre paraguas por las dudas la lluvia, carteras, bolsos y bolsitas, un lector.
Lee en inglés. Es un hombre joven, de unos treinta años, que me hace pensar en la literatura sin adjetivos de la que habla María Teresa Andruetto. Lee el mismo libro que hace unos meses leyó uno de mis hijos de 12: The Lost Hero.

Me atrae mucho la tapa que en el maremágnum subterráneo, queda exactamente a mi lado.

"TODO SUCEDIÓ ANTES DE LA ELECTROCUCIÓN. Jason estaba teniendo un día horrible.
Se despertó en un asiento de atrás de un autobús escolar, sin estar seguro de donde estaba, cogido de la mano de una chica que no conocía. Esa no era la parte horrible. La chica era muy atractiva, pero él no podía figurarse ni lo que era ni lo que estaba haciendo ahí. Él se levantó y se restregó los ojos, intentando pensar."

El héroe perdido, Rick Riordan





Aquí en este subte, hoy, todos somos un poco héroes perdidos. 
Bueno, en realidad héroes no sé, pero perdidos seguro.




sábado, 8 de febrero de 2014

Fumando lee


“-¿A qué escuadrilla pertenecen ustedes? -preguntó Satterly.
-¿Cómo dice?
-¿Qué número tienen?, ustedes tienen que tener un número.
-Oh! – dijo Gibson-, ¿dónde se consigue eso?
-En alguna parte del Ministerio del Aire – dijo Satterly -, pero probablemente allí no son tan rápidos como aquí. Yo se lo voy a conseguir. Mientras tanto será mejor que se llamen “La escuadrilla X”. ”


Los destructores de diques (Dam Busters), de Paul Brickhill


9.35 a.m.
Primer día laboral de 2014.
Primer lunes de febrero.
Llueve y no hay #SubteB.
Sin embargo, en el terror del centro, aparece este señor con sombrero, que, habano en mano, construye un lunes otro.
Fumando, lee.




domingo, 2 de febrero de 2014

Viejas preguntas




¿Duermen las plantas?
¿Qué es un oasis?
¿Cómo se forman los colores en un prisma?
¿Qué significa S.O.S?
¿Hay animales que duermen durante el invierno?
...

¿Cómo es que los libros aparecen siempre en mi camino?
Esta última pregunta me la hago yo, mientras pienso que desde que rescaté este libro de la basura, tuve ganas de releerlo.
Son preguntas viejas, que leí hace más de 30 años. Pero no pude dejarlas en la vereda. Necesité seguir preguntando, y repreguntando.





Será por eso, que luego de una caminata por Agronomía, por la calle Andonaegui, este libro me hizo parar. Los libros me detienen y me hacen andar. ¡Vaya paradoja!




¿Cómo propaga la Naturaleza las semillas?
La semilla de las plantas, contenida en el fruto, guarda en su interior el germen de otra planta, muy pequeña, que se llama embrión. La Naturaleza ayuda de diversos modos a las plantas para que puedan propagar sus semillas a la distancia. De otra forma, crecerían siempre en un mismo sitio, donde sus semillas caen al suelo, en la zona donde está la planta madre.

Así con las plantas como con la lectura, pienso.


(Preguntas y respuestas para NIÑOS CURIOSOS, 
de Albertina Juliot. Ilustraciones de Santos Martínez Koch. Editorial Sigmar, Buenos Aires, 1972)